Servicios - Ataque Cerebral
La enfermedad cerebro vascular es la tercera causa de muerte en los países desarrollados y la segunda en el grupo etáreo mayores de 85. Y además es la causa neurológica más habitual de discapacidad en el adulto.

El ACV representa una enorme carga tanto para el paciente y la familia como para la sociedad y en la mayoría de los casos es el acto final de un proceso iniciado años antes por lo que los esfuerzos deben dirigirse a su prevención.

En Estados Unidos aproximadamente 550 mil personas presentan un nuevo ataque cada año, se registran aproximadamente 4 millones de sobrevivientes de estos episodios. En 1995 es costo estimado medio por gastos de salud y pérdida de productividad fue calculado en 20 a 40 millones de dólares. Lamentablemente nuestro país no cuenta con cifras exactas sobre este tema, pero es seguro que nos enfrentamos a un problema proporcionalmente similar.

La edad es uno de los factores de riesgo no modificables de las enfermedades cerebrovasculares, y por el aumento de la espectativa de vida de la población, nos enfrentamos a un incremento relativo de la frecuencia de estas patologías. Generalmente esta enfermedad puede producirse después de los 40 años como consecuencia del deterioro del sistema vascular.
El 85% de los ACV son de orígen isquémico y el 15% hemorrágico.

INCIDENCIA: Entre los 65 y 74 años es de 681 por cien mil. Se estima que un tercio de los sobrevivientes del ACV desarrollan algún grado de deterioro cognitivo.

Los factores que ponen en riesgo la salud son la hipertensión, la diabetes, la vida sedentaria, el tabaquismo, el sobrepeso superior a los 10 kilos, el stress, las tensiones nerviosas y el alcohol en exceso.

Los recursos para el tratamiento dependen de la causa del trastorno. Cuando el ACV fue causado por un coágulo sanguínea, es decir que se trató de un accidentes isquémico, los médicos cuentan con los fármacos específicos que reducen el tamaño de los mismos. En el caso de un ACV hemorrágico, la consulta precoz en el centro especializado y seguramente una cirugía inmediata mejoran los resultados.

La cirugía neurológica y vascular es la práctica utilizada actualmente, gracias a la cual se ha logrado reducir la incidencia de mortalidad y secuelas producidas por ACV.

El Doctor Raúl Matera hace hincapié en la importancia que tiene prevenir. “Las estrategias deben dirigirse a la prevención mediante el control de los factores de riesgo y para aquellos que aparentan gozar de buena salud proponerse una mejor calidad de vida”, dice Raúl Matera.

Si desea obtener más información sobre esta patología o realizar una consulta puede comunicarse con nosotros al
4815-1748 4304-8023 de 12 a 19hs o vía e mail info@matera.org.ar


© 1998/2017 Copyright Fundación Matera - Todos los Derechos Reservados

Diseño y Hosting: Drwebservicios
E-mail: info@matera.org.ar
Uruguay 1243 1º Dpto. 4º Capital
República Argentina
Tel/Fax (54-11) 4815-1748 /
4812-2475